02 junio 2008

Eutanasia en lista de espera.

Resulta entre trágico y cómico que la Junta de Andalucía haya "legalizado" la "eutanasia pasiva" como informan algunos medios. Lo primero es distinguir qué se entiende por eutanasia pasiva porque el asunto terminológico tiene su miga y es fuente de confusión tanto como de demagogia. Ocultamos la realidad bajo fantásticos eufemismos. Literalmente eutanasia significaría "buena muerte" o ·"muerte digna" como traducen muchos. Aunque como es una muerte provocada y no sobrevenida, se considera a toda forma de eutanasia activa y a cierto tipo de eutanasia pasiva como un homicidio o, incluso, suicidio. En resumen es poner fin mediante alguna acción u omisión a la vida de alguien.
Hay dos términos que se oponen a esta forma de entender la muerte que serían la "ortotanasia" (muerte correcta) y la "adistanasia" o negación del encarnizamiento terapéutico.
Moralmente sólo encuentro aceptable estas dos últimas opciones. Unos cuidados paliativos que permitan enfrentar la muerte humanamente, aún cuando el efecto secundario sea que la muerte se produzca un poco antes, con tal de que el enfermo no sufra y pueda estar rodeado de los suyos. A la vez nos encontramos con el llamado testamento vital que suele ser una expresión del deseo de que no usen con uno cuidados médicos extraordinarios que prolonguen artificialmente la vida. Ambas opciones se consideran moralmente aceptables. Tanto la renuncia a cuidados médicos extraordinarios como cuidados paliativos que hagan posible un final humano de la vida, aun cuando adelanten un poco la muerte.
La eutanasia pasiva no se entiende en lo que se debate como ninguno de estos dos casos, sino como negar el tratamiento con el fin de adelantar la muerte o un cortar con el medio que mantiene la vida que es una vida consciente a esas alturas. Al negarse a recibir o a que se dé el tratamiento se busca causar la muerte, no impedir el sufrimiento. De ahí lo inaceptable.
Bueno, larga introducción para lo que quería decir. En Andalucía, donde somos los más estupendos en cuanto a legislación de todo tipo, vamos a permitir la eutanasia pasiva en la sanidad pública. Como si fuera una novedad. Es una ley innecesaria, ¿saben por qué? Porque ya se practica. La gente se muere en interminables listas de espera que se ocultan y maquillan sin escrúpulo alguno. O en las urgencias, o que le pregunten al desastre cotidiano del Juan Ramón Jiménez. Para qué queremos una ley así si la gente no llega ni a ingresar algunas veces. No en vano somos la comunidad española con menos expectativas vitales, y si vives en Huelva tienes un riesgo añadido, los factores ambientales.
Pero nuestros políticos, en lugar de dedicarse a solucionar problemas, discuten y deciden cosas como ésta, para no perder el tren de mirad que modernos somos que lo consentimos todo, regalamos toda pastillita de moda y cambiamos el sexo antes que los dientes...
¿Tenemos lo que nos merecemos?

Nota: Arturo Pérez Reverte tiene un artículo al respecto en el que da un repaso de las suyos, como siempre se pasa un par de pueblos en algunos aspectos para que no digan, pero describe un esperpento de lo que no queremos que sea. Vean este parrafito, por ejemplo:
(...)Además, aquí en España no pasa como en otros sitios, o al menos pasa de
forma mucho más descarada; y cuando algún político hace bandera de
algo, ése algo puede darse por bien manipulado y bien jodido. Porque a
demagogos y a hijos de puta te juro que no nos gana nadie
.


Y es que, colega –añadí-, esto no es Holanda, ni Noruega; una vez
puestos, haríamos la ley de eutanasia más moderna y avanzada del mundo
mundial, para que no se diga. Eutanasia para todos, obligatoria,
incluidos los inmigrantes y los patos del coto Doñana, poner eso de las
oenegés. (...)

3 comentarios:

Ignacio dijo...

¿Te das cuenta de que hablamos de unas cosas, de unos terminos y cotidianos que es algo lamentable?
Han hecho de la amargura la tristeza y todo lo oscuro de la vida el tema central de la sociedad.
Hemos hecho una sociedad demasiado triste, me sienta mal estar en estos temas, la verdad.
Quizá podamos hacer algo pero yo no lo sé.
te linko.

Anónimo dijo...

En unos de los puntos al parecer dice que los enfermos que no tengan falimiares el comité de ética será el que decida por ellos. ¡Qué miedo!. Cuanto ahorro para poder pagar las píldoras abortibas a las niñas logse, las operaciones de cambio de sexo a las fans de Pedrito Almodóvar... de verdad da miedo, ya no sólo controlan a los niños en la educación, controlan a los ancianos con mentiras y manipulaciones sino que además dispondrán de la vida de las personas. Pero lo peor es que aún se escucha entre los católicos apoyos incondicionales a este tipo de bobiernogiliprogre. De vergüenza. Javier Castaño

Rafael B. dijo...

Pues sí amigo Ignacio, a veces las noticias cotidianas infunden una enorme tristeza (aunque no sé si la tristeza creará puestos de trabajo, habrá que preguntar inquilino de la Moncloa).
Javier, la ideología es lo que tiene, es resistente a lo obvio. Que la realidad no estropee tus teorías.
Hoy me ha llegado un correo que terminaba con la siguiente frase atribuida a Bertold Brecht: "La madre de los idiotas está siempre embarazada".
Qué razón tenía...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...