18 enero 2007

Alegre y de repente.

El alma deja el cuerpo,
como el niño salta de la puerta del colegio
alegre y de repente.
No hay horror en la muerte.

Voces de Ángeles (Peter O'Fallon, 2000)

2 comentarios:

María Jesús dijo...

Cuando eres pequeño/a estás deseando que llegue la hora de salir del cole. No sé si existen esas mismas ganas de dar el salto al vacío de las manos de Dios como cuando se saltan las escaleras del cole para ir a comerte las patatas a casa.Llevas desde media mañana pensando lo que te vas a encontrar en casa cuando llegues.
Volver a casa es lo que más se desea, pero la vuelta a la casa del Padre siempre se quiere retardar. Sin embargo... es la vuelta a tu casa y vendrá de la misma manera que tú dices, de repente ¿alegre? espero que sí, ya te contaré cuando me pase... a veces tengo ganas de morirme para "hartarme de dormir", y la gente dice que está bien, pero que no quieren morirse...
No le tengo horror a la muerte, ya lo sabes, pero sí, estoy de acuerdo que tiene que ser como tú dices: alegre y de repente

Rafael B. dijo...

Creo que somos responsables de la vida que tenemos. Gandalf dice a Frodo: "¿Puedes devolver la vida? Pues no te apresures a quitarla. Cada individuo tiene su propósito y ni el más sabio conoce todos los caminos." Cuando te sientas impaciente o te asalte la tristeza, serénate y mira al vacío, deja que Él te consuele y escucha cómo te dice "espera".
Lo demás llegará cuando tenga que llegar, entonces da el salto alegre y de repente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...