29 octubre 2015

Tener derecho a hacer el ridículo



Creo que a la cita de Santo Tomás de la semana pasada le faltó el sexto remedio contra la tristeza que es el sentido del humor. Esa capacidad para reírse de aquello que normalmente nos inquieta y nos desasosiega. Personalmente creo que es un remedio eficaz, aunque no está exento de dificultad. Lo primero porque no se trata de tomárselo todo a risa, lo segundo porque exige un conocimiento preciso del problema para poder descubrir más allá del lado dramático, el aspecto risible.
Dicho esto estoy intentando ver el lado humorístico a la decisión de un concejal de Madrid de poner una placa y hacer un homenaje a un tal Alfon, un angelito que detuvieron con un artefacto explosivo que llevaba para animar la huelga general y que ya había sido detenido y condenado en años anteriores por agresión, hurto y tenencia de drogas. Los nuevos héroes de la juventud.  Supongo que las siguientes placas serán para el Vaquilla, el Dioni, Josu Ternera, el sacamantecas o, siendo más internacionales, un homenaje y monumento a Jack el Destripador, en plan monumento al soldado desconocido, pero con reminiscencias gore en la iconografía.
No es mal momento para recodar aquel adagio que dice que corren malos tiempos cuando los malvados sirven de ejemplo y los buenos de burla. Y me vuelvo a acordar de aquel homenaje al perro cuando no habíamos sido capaces de homenajear al misionero que dio la vida por los enfermos.
Luego resulta que el alcalde de Valencia ordenar retirar todos los símbolos cristianos del tanatorio municipal y del cementerio. Todo un alarde de respeto a la historia, las tradiciones y las creencias de los valencianos,  estamos empezando. En el Rincón de la Victoria el ayuntamiento, ha creado la figura del bautismo y la primera comunión por lo civil. Eso sí, parece que costará un dinerito, lo que no sabemos es la escenografía, si les leerán el código civil o algo parecido. De momento una madre ha pedido la ceremonia para su hija, porque, según dice, “su hija también tiene derecho a una fiesta y a vestirse de princesa”. Lo que induce a pensar que alguien le prohibía tal cosa hasta que, por fin, llegaron estos al poder municipal. Alguien de twitter, comentó atinadamente que nadie le impide a su hija vestirse de princesa, de Batman o de doña Rogelia y tener fiestones todos los días sin tener que caer en el ridículo. El punto está en el argumento de “tener derecho”, se ve que se puede usar para cualquier cosa, por banal y absurdo que sea.
Y a riesgo de que a alguien no le guste, voy a ejercer mi derecho a la ironía sobre estos ejercicios de idiocia. En el lado contrario otros llaman la atención presentando fantásticos programas sociales, prometiendo unicornios para todos y huyendo hacia adelante en vertiginosas declaraciones de independencia a ver si así, declarando la independencia se pueden librar de declarar… ante el juez.
Y para terminar, como dijo el poeta: “Recuerde el alma dormida, /avive el seso y despierte / contemplando / cómo se pasa la vida, / cómo se viene la muerte  / tan callando,”, feliz día de todos los santos y que el día de difuntos nos deje la enseñanza conveniente.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...