20 diciembre 2009

Progres vs. tolerancia

Bueno, de las cosas que llegan a mi correo electrónico, el siguiente texto parece la traducción, no sé si muy retocada, de un texto original inglés, pero es una suposición mía por algunos de los puntos que trata. Precisamente eso hace que sea interesante ya que pone en evidencia determinados modos de comportamiento que parecen universales en la fauna político-social que padecemos día a día.
Yo no estoy de acuerdo con la estricta división progres-conservadores, es más, creo que ese maniqueísmo es una estupidez que pudre la convivencia y el diálogo, creo más bien que hay que aspirar al sentido común y la sensatez a la hora de abordar cualquier asunto y parece que ese es el problema, la abolición del sentido común. Pero dicho esto, este es el texto de marras tal cual lo recibí. Ya digo, no soy su autor y tengo mis reservas, a ver que les parece a ustedes.


"Los progres pueden ser cualquier cosa menos tolerantes, que es justo de lo que presumen. Es más, se muestran siempre dispuestos a legislar en contra de todo lo que no les guste, despreciando las demás opiniones e imponiendo las propias. Otra característica progre es el uso descarado del dinero público, al que siempre recurren cada vez que sus incompetentes profesiones o actividades les dejan en la miseria. Veamos unos cuantos ejemplos de comportamiento progre respecto a los conservadores, gente que, por el contrario, posee una marcada tendencia a valerse por sí misma:

-Si a un conservador no le gustan las armas, no se compra una.
Si a un progre no le gustan las armas exige que se prohíban.

-Si un conservador es vegetariano, no come carne.
Si un progre es vegetariano pide que sean prohibidos todos los productos cárnicos.

-Si un conservador detecta una amenaza contra su país piensa en cómo derrotar al enemigo.
Un progre se pregunta cómo podría rendirse con elegancia para que se viera bien.

-Si un conservador es homosexual maneja su vida sin alboroto.
Si un progre es homosexual demanda que se legisle al respecto.

-Si un negro es conservador se ve a si mismo como independiente exitoso.
Sus homólogos progres, se ven a sí mismos como víctimas necesitadas de protección gubernamental.

-Si un conservador está en bancarrota y sin trabajo piensa en cómo mejorar su situación.
Un progre se pregunta quién se hará cargo de él.

-Si a un conservador no le gusta lo que se dice en un show de TV, cambia de canal.
Los progres exigen que sean cerrados los shows que a ellos no les gusten.

-Si un conservador es no creyente, no asiste a la iglesia.
Un progre no creyente quiere que se prohíba cualquier mención religiosa o de Dios.

-Si un conservador cree que necesita un plan de salud lo compra o busca un trabajo que lo ofrezca.
Un progre exige que el resto de nosotros paguemos por el suyo.

-Si un conservador está en una tienda se resbala y cae, se levanta, ríe y se siente avergonzado.
Si es un progre quien resbala y cae, se lleva las manos al cuello, comienza a lamentarse y luego pone una demanda legal.

-Si un conservador lee esto lo difundirá a sus amigos para que todos tengan algo de qué reír.
Un progre tratará de entrar aquí a insultar porque "ha sido ofendido".

(Texto obtenido en Internet.)"

6 comentarios:

Juanlu dijo...

Rafa no se si todo esto es así, pero una cosa es clara los que nos gobiernan no creen en el alma pero que mania con que me cuide el cuerpo: no fume, no beba, no coma hamburguesa etc... Un saludo

Rafael B. dijo...

Ya se sabe, en el arte de prohibir, son únicos.

Museros dijo...

Es cierto que la dicotomía conservador/progre no describe la realidad con exactitud, pero creo que no es más que un recurso para que comprendamos dos actitudes muy distintas ante las cosas (de hecho, muchos podríamos ser "conservadores" respecto a algunos de los puntos citados y "progres" respecto a otros).

Dicho esto, estoy totalmente de acuerdo con el texto.

Rafael B. dijo...

Ya, ciertamente es un recurso y lo entiendo, pero muchos creen que realmente este mundo se divide entre buenos y malos. No se ha inventado aún la vacuna contra la estupidez. Por si acaso, hice mis salvedades.
Gracias por comentar.

Fernando dijo...

Hola, Rafael, enhorabuena por tu blog y por este post en concreto. Te diré que no estoy de acuerdo con él: yo soy conservador, muy conservador, y me gustaría poder hacer Leyes que acercaran la sociedad a mis valores, que impusieran en la sociedad mis valores, porque creo que son los buenos. Si no lo hago no es por esa especie de individualismo cerrado que describe el párrafo que citas, sino por no tener los medios para hacerlo.

Rafael B. dijo...

Fernando, es el problema de usar una etiqueta "generalista" para definir un grupo amplio de ideas. Hay diferentes tipos de "conservadores" como hay diferentes tipos de "progresistas". Ni los unos son tan respetuosos con la libertad siempre ni los otros son tan totalitarios siempre, hay subgrupos y matices para hartarse. Pero el artículo describe tendencias en grupos amplios, sólo eso.
Yo particularmente diría lo que Museros, no me identifico plenamente con nada sino que me parece bien algunas cosas de un lado y de otro. En general, no creo que deban imponerse los valores, sino más bien legislar con valores, lo que es distinto.
Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...