22 diciembre 2009

El profeta...

El profeta gritaba con toda su voz en fa gran plaza de la ciudad. Era decidido, distinto, prometedor... El país debía cambiar. Todos lo escuchaban boquiabiertos y lo seguían. Pero poco a poco empezó a gritar que ellos también debían cambiar sus costumbres. Su clientela empezó a disminuir, pero él seguía gritando; tan sólo unos poquitos... y él seguía gritando, hasta... quedarse solo, y él seguía gritando. Después de varios días, gritando en la gran plaza sin que nadie lo siguiera, alguien se acercó y le preguntó:
-¿Para qué tantas voces si nadie te escucha?
Y la voz del profeta sonó con más fuerza:
-«Si yo me hubiera callado, ellos me habrían cambiado a mí».

3 comentarios:

Capuchino de Silos dijo...

¡Muy bueno, muy bueno!.
Le deseo de todo corazón una muy feliz Navidad y que el Ñiño le colme de bendiciones.
Un saludo

Mike dijo...

Hola!

Tienes un merecido premio aquí.

Un abrazo y mucha felicidad en estos días y durante 2010.

Rafael B. dijo...

Gracias Mike, por las felicitaciones y por el "premio", igualmente, que tengas unos días felices y un mucho más feliz 2010.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...