10 noviembre 2012

Una semana pasada por agua...



La semana se despide bastante pasada por agua, gracias a Dios. Y eso que nunca llueve a gusto de todos, porque después de la pertinaz sequía padecida, este abrirse de los cielos en agua va, se nos antoja excesivo por repentino. Pero es que así son las cosas, un día hace daño el exceso de lluvia y otro su prolongada ausencia. Así que disfrutemos de lo que haya mientras dure.
La semana nos ha dejado a Obama cuatro años más en el poder, “four more years”, que dice el tuit escrito por el mismo Barack (o por un estupendo equipo de propaganda que le acompaña) y que se extendió como un virus por la red reenviado millones de veces. Grandes desafíos para el representante del imperio tanto en lo económico como en lo social. A pesar de lo diferente que son los americanos, tan odiados, tan imitados, tan necesarios para los snobs europeos (aunque sólo sea para denostarlos y sentirse superiores), la progresía tiene los mismos tics aquí que allí, cierta tendencia a la ingeniería social en forma de imposición de lo políticamente correcto como ideología y práctica única y verdadera.
Entre nosotros parece que hay voluntad de afrontar un tema tan terrible como son los desahucios de tantas familias víctimas de la crisis que estamos padeciendo. No es fácil este punto porque se escucha mucha demagogia y lo hace falta son medidas sensatas que ofrezcan una salida que proteja a los más desfavorecidos sin hacer un roto peor a medio o largo plazo. A ver si nuestros políticos son capaces de ponerse de acuerdo y tomar una decisión sensata y razonable, está por ver.
También resulta que contra lo que dice la constitución en su artículo 32, simplemente porque la sociedad así lo pide, el tribunal constitucional ha decidido que la unión de dos personas del mismo sexo es también un matrimonio. Lo que no sé es si en su fallo, hay una disposición derogatoria del sentido común o de la misma realidad. Si la realidad no se ajusta a los deseos, también podrá ser derogada. Y conste que dos personas del mismo sexo tienen derecho a ser todo lo felices que quieran y puedan con todas las garantías legales, pero eso no es un matrimonio, qué quieren que les diga. Con motivo de esto hay una tormenta en ciertos foros donde los ultras de un lado y del otro andan insultándose y acusando al otro lado de insultarles, lamentable. Tan complicado es respetar la ley y no estar de acuerdo… o estar de acuerdo con la ley y respetar al que discrepa… parece que sí.
Mientras tanto aún estamos conmocionados por las muertes del Madrid Arena, especialmente nos toca la de la chica cuya familia donó sus órganos y el juez impidió que se extrajeran por motivos procesales. El testimonio de fe de su familia ha resultado también un rayo de luz entre tantas sombras como tiene la actualidad. Lo lamentable del asunto se vuelve esperpento viendo a los políticos de un lado y otro utilizar el incidente para aporrearse mutuamente. La idea no es implementar soluciones para que no pase, sino hacer sangre al contrario al precio que sea. Así nos va.
La tira cómica del día es una en la que dos padres hablan en un bar, uno dice: “tengo cuatro hijos con tres mujeres distintas”, el otro le contesta, “eso no es nada, yo tengo tres hijos con cuatro reformas educativas distintas”. Y es que no ganamos para reformar lo que parece no tener arreglo mientras no se afronten con realismo los verdaderos problemas que tiene, hasta ahora, sólo se ven palos de ciego. Por cierto, un tremendo párrafo de Jean-Paul Brighelli, profesor universitario y ensayista francés al respecto de la pedagogía que ha inspirado las últimas reformas educativas, dice tal que así: "Sabemos por Rousseau que todo pedagogo convencido, bajo el pretexto del 'contrato social' y la 'educación cívica',  oculta (apenas) un tirano, mientras que el elitismo entendido es, de acuerdo con los hechos, la forma más elevada de la verdadera democracia -educación de todos aquellos que puedan educarse, y no la reductio ad mediocritam impuesta por esos siniestros imbéciles a los que tanto les gusta podar todo lo que sobresale". (Ambas perlas descubiertas gracias al Café de Ocata.)
¿Se librarán las próximas reformas educativas de la trampa pedagógica de reducirlo todo a la mediocridad más políticamente correcta? Más nos vale o pronto estaremos gobernados por mediocres a los que sólo pueden asesorar gente aún más lerda y tras la reciente experiencia de Pajines, Bibianas y Blancos, algo deberíamos haber aprendido.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...