12 noviembre 2010

La banalización del mal

Es por vuestro bien, nos dicen, nos dijeron y, si les dejamos, nos dirán para justificar que el fin merece los medios. Pero ya hemos pasado en la historia reciente de Europa y España por esos caminos, ya hemos hollado esa "hierba del diablo" que provoca adicción y muerte en los que buscan el poder a toda costa.
Siempre me ha sorprendido la oscura retórica del mundillo "intelectual" nacionalista, y es que hace falta apagar muchas luces y balbucir mucho para ocultar la vaciedad, el sinsentido, la pulsión destructiva y totalitaria que intentan esconder a la vista de todos.
Hoy en su blog, Santiago González reproduce un artículo inmenso de Maite Pagazaurtundúa. No deberían dejar de leerlo, ayuda a entender por qué nadie querría sentarse con la serpiente y lo que puede pasar a quien lo haga, tenga las cautelas que tenga.
Un par de párrafos para que se animen:
(...)Las conversaciones mantenidas con aquel responsable de crímenes horribles la instruyeron más que cualquier otra cosa acerca de la esencia última del proceso de corrupción humano. La mujer ya anciana dejó escrito que si hubiera intuido las secuelas que dejaría en ella aquella experiencia, la habría evitado. Durante horas, Stangl se aplicó a la manipulación y represión de sus propios escrúpulos morales. No estaba en una posición de fuerza y ya no podía inferir miedo a la entrevistadora. Pese a ello, utilizó todas las tretas para procurar la transferencia de responsabilidad, la banalización del mal, el refugio en la propia biografía para anular la memoria del horror causado.

Asomada al abismo del horror y peleando por no caer en las argucias de Stangl, ella apenas pudo dormir durante aquellos meses. Y en los años siguientes, mientras preparaba uno de sus libros, la perseguía de forma implacable una pesadilla en la que alguien hacía daño a su hija, con el tipo de daño que Stangl describió de forma gráfica. Tras un año de pesadillas, un sacerdote le indicó que cuando alguien se expone al diablo, éste puede invadirle. «Ten cuidado, hija», le dijo.
(...)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...