07 enero 2010

Viven

A veces encuentra uno testimonios de como la voluntad, el amor, la fe pueden ser mucho más fuertes que la enfermedad o el infortunio de una discapacidad grave. Hay personas que te recuerdan con su vida que eres afortunado y si no eres mejor es porque no quieres y te has cansado de luchar, ellos lo tuvieron y lo tienen mucho más difícil y sin embargo, son una llamada de atención.
Lamentablemente, si seguimos la cultura de la muerte que hoy se impone, no hubieran llegado a nacer. Son simplemente abortables...
Patrick Henry Hugues, nació sin ojos y con una grave discapacidad que lo ata a una silla de ruedas, pero:



Cody McCasland perdió sus piernas por una enfermedad degenerativa que ya le afectaba durante la gestación. Sin embargo, a los siete años da charlas a soldados que han perdido alguna pierna en la guerra. Es todo un ejemplo de superación y esfuerzo cotidiano. Más información aquí.

2 comentarios:

Fernando dijo...

Hola, Rafael.

Es curioso y triste, cuando se habla de la reforma de la Ley del Aborto, que se justifique matar a fetos de más de 14 semanas si tienen enfermedades diciendo que se trata de evitarles tener una vida que no sea "digna": es decir, la vida sólo sería "digna" si estás sano, pero no si eres ciego, o te faltan las piernas, o tienes síndrome de Down, en esos casos tu vida se volvería "indigna" y sería mejor -por tu propio bien- que te mataran.

No muy distinta es la reflexión de los amigos de la muerte en la eutanasia: la muerte "digna", evitar una enfermedad "indigna", ...

Doy gracias a Dios por creer en la Iglesia Católica, que simplemente dice: toda vida es digna, desde la concepción a la muerte natural, por muy graves que sean sus taras, porque la dignidad no reside en el cómo, sino en la mera existencia.

Capuchino de Silos dijo...

Ufffffff¡¡¡¡¡Realmente adimirable!!!!!.
Dios nos da la medicina y nos prueba cada día.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...