26 abril 2009

Lo real

Dos cuestiones me asaltan leyendo la frase. ¿Puede, en realidad, el hombre transcenderse tanto? Supongamos que sí, ¿quiere hacerlo en realidad? ¿O no es más cómodo al intelecto acomodado recoger y amoldarse a esas interpretaciones que vienen dadas del entorno? Para muchos es como la papilla del bebé, ahorra el esfuerzo de la masticación. Sólo que algunos prefieren que le den lo que debe pensar sobre la realidad, más que masticado, ya digerido.
Por otra parte, se me ocurre que, siguiendo con la metáfora, los eslóganes y los tópicos son como las barritas energéticas del pensamiento único de hoy.

«El hombre no está preso en un gabinete de espejos de las interpretaciones; él puede y debe irrumpir hacia lo real, que se halla detrás de las palabras y que a él se le muestra en las palabras y por medio de ellas».
J. R.

1 comentario:

Embajador en el Infierno dijo...

No te olvides de la mentalidad gregaria, es un poderoso aliciente (o contra-aliciente) a pensar por uno mismo. Defender ideas contrarias a las comúnmente aceptadas tiene el riesgo de caer en el ridículo, simplemente porque no son comúnmente aceptadas. Eso lleva a dos actitudes: la del que se esfuerza en formarse para defender con soltura las ideas que no son propias del rebaño, y la del friki, el que se encierra en su mundo de colores y renuncia a socializar.

Entiendo que el liberalismo que procede de la Ilustración fomenta el espíritu gregario, en cuanto a ideología ferozmente igualitarista. El igualitarismo ha alcanzado en nuestra época niveles insospechados.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...