23 febrero 2011

Sófocles y el 23F

Justo cuando andábamos cantando el tema que les traía ayer, es decir, en esas edades que se marcharon para no volver, sucedió el frustrado "golpe" del 23 de febrero de 1981. Estrenaba edad para votar y conducir y era el año en que tenía que decidir qué porras iba a hacer con el resto de mi vida. A esas alturas no estoy seguro de que lo tuviera ni minimamente claro. A estas en buen lío me he metido.
Bromas aparte, el día de marras un servidor de ustedes se encontraba ensayando en el instituto. Íbamos a representar una versión de la Antígona de Sófocles que habíamos preparado el curso anterior. No recuerdo dónde la representamos, pero en los ensayos estábamos. Ya estaba oscureciendo y nos quedaba poco de ensayo ese día cuando nos interrumpieron para contarnos que algo estaba pasando y nos mandaron a casa. Luego me fui a casa de un amigo y seguimos las noticias por la tele hasta altas horas de la madrugada. En los días siguientes ya se sabe, noticias, especulaciones, manifestaciones y anécdotas, que si tal o cual había buscado el pasaporte para irse a Portugal, o que si fulanito había quemado la bandera republicana que tenia en su casa o había escondido no sé qué libros. Nunca supimos si fueron ciertas dichas habladurías.

2 comentarios:

Jorge P. dijo...

Yo no había nacido aún el de 1981pero, casualidades de la vida, hoy mismo he escogido como libro de "metro de las mañanas" (los de casa el finde o por las noches son otros) una selección de obras de Sófocles. He empezado por Áyax...

Saludos

Rafael B. dijo...

Resultó curioso que la obra que estábamos ensayando fuera una tragedia como Antígona. El conflicto entre la obediencia a la ley de la ciudad proclamada por el tirano o la libertad de seguir la propia conciencia. El bien común o la libertad personal. En la adaptación que representábamos era lo que destacaba más.
Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...