10 septiembre 2010

Comienzo del fin


Aunque dicen que todavía tiene que hacer calor (ya saben hay un meteorólogo en cada casa), comienza el fin del verano cuando los niños empiezan a volver al colegio. Madres, padres, abuelos transitan acompañados de sus propios "locos bajitos" camino de su primer encuentro con las aulas. La mayoría van con esa mezcla de ilusión y temor a lo desconocido, alguno con la idea de que podrán volverse con su familiar a casa, que no serán tan "malvados" como para abandonarles en manos de un grupo de crueles iguales y una "señorita" desconocida (con el consiguiente llanto final).
Cuando esto empieza a suceder es cuando empiezas a notar que el verano se acabó o está en trance de acabarse.
En mi caso el verano ha estado marcado por el campamento scout y la peregrinación a Santiago de Compostela.
El campamento fue una experiencia estupenda de convivencia con niños y jóvenes que siempre te sorprenden. Creo que los objetivos educativos se cumplieron más allá de los que lleváramos programados. La convivencia, la capacidad de sorpresa y apertura a lo nuevo, el tener tiempo para estar y cooperar en actividades comunes, saca lo mejor de cada uno y pone en evidencia las actitudes que deben cambiar.
La peregrinación es toda una experiencia de descubrimiento de algo que para mí era desconocido. La amabilidad de la gente de los lugares por los que pasamos, la convivencia de todos los que formábamos el grupo, que eramos muchos, la necesidad de adaptarse a las dificultades del camino y finalmente Santiago, son experiencias que se convierten en recuerdos importantes.
Dicho sea de paso, tuvimos días de buen clima, aunque hay quien nos dijo que Santiago hay que verla mojada, cuando llueve. Lo creo, habrá que volver en otra ocasión.
Termina el verano y esas son las dos experiencias que lo han marcado. Hay muchos detalles que cabría contar, pero no es el momento, tal vez vayan saliendo más adelante.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...