15 mayo 2010

Garzonadas de un sábado

Creo que estamos ante el alumbramiento de un nuevo término judicial o de una nueva figura literario-política. Me refiero al término "garzonada". Por algún extraño designio de la política progresí, Garzón hace bien aunque delinca y lo condene o lo suspenda un consejo judicial por unanimidad. Su inocencia y buen juicio está garantizado incluso frente al valor probatorio de la realidad y el corpus judicial en vigor.
Por contraste, los pérfidos conservadores/contrarios/oposiciónquesea son culpables de todo lo que va mal ya sea por acción o por omisión y aunque la acción no esté probada. Más todavía, son culpables aunque los exonere el poder judicial que sea. Como todos saben, el poder judicial se equivoca cada vez que condena a los nuestros o absuelve a los contrarios. Y viceversa.
El resultado es que las leyes deben hacerse a la medida del buen gobernante para facilitarle que siga en el poder y deben derogarse todas aquellas que puedan obstaculizar tan hermosa tarea. De la misma manera, los jueces que no cumplan con las obligaciones impuestas por la política imperante deben cesar y ser sustituidos por otros más sumisos a los dictados del mandatario de turno.
Y todavía me acuerdo cuando condenaron a aquel que se atrevió a decir que la justicia es un cachondeo. En realidad no es un cachondeo, la han convertido en un circo de tres pistas.

Nota final: Si Garzón prevaricó, prevaricó y si demuestra que caiga sobre él la sanción correspondiente al delito. A nadie beneficia un juez prevaricador. Y si no lo hizo pues no lo hizo y aquí paz y después gloria. El resto de movidas "populares" son el ruido de los de siempre para distraernos del verdadero problema y comprobación de que en este país no cabe un imbécil más.

Actualización: La prensa del régimen y parte de la otra, lamentable, entre la infamia y la mentira, como de costumbre, por cierto.

2 comentarios:

Mastropiero dijo...

Estas cosas ocurren porque la dictadura fascista no ha sido derrotada políticamente como ha ocurrido en otros paises, como por ejemplo en Alemania. Con ese asunto mucha gente se está haciendo preguntas estos días: ¿Cómo es posible que un régimen (no el actual que tanto te molesta) que ha sido condenado internacionalmente siga de rositas tantos años después de las atrocidades que se cometieron? ¿Todos los que investiguen el franquismo serán perseguidos por la más rancia derecha? ¿Tanto poder sigue teniendo?, etc.

De formas no todo está perdidos, porque lo mejor de todo esto es que con tanto revuelo otros jueces, tanto españoles como internacionales, se han puesto a trabajar para conseguir que se haga justicia. Ya es hora.

Un saludo

Rafael B. dijo...

A mi los único regímenes que "me molestan" son los totalitarios tipo Cuba, etc. que están en vigor. Los totalitarios que se extinguieron ya han dejado de molestar, todos sus culpables dejaron de fumar hace tiempo y andar gritándoles ahora se me antoja un ejercicio un tanto estúpido.
Hubiera tenido sentido una causa "nunca más" como la Argentina las la dictadura, con gente concreta en el banquillo, pero casi cuarenta años después, bueno, tal vez un ejercicio de catarsis. Aunque, ¿de quiénes? La mayoría de la gente de mediana edad no ha conocido el franquismo más por los libros de historia o por este afán histérico de sacar muertos a pasear para abrir viejas heridas.
A Garzón lo procesan por prevaricación. Por nada más. Da igual que fuera investigando el franquismo (lo de pedir el certificado de defunción de Franco fue del club de la comedia) o el régimen de Fernando VII. Si prevaricó y se demuestra (y lleva todos los papeles por lo que parece) tendrá que pagar las consecuencias como cualquier otro juez que comete ese delito en el ejercicio de sus funciones.
Utilizar el franquismo como cortina de humo para ocultar un delito es patético y oportunista.
Esa repetición de consignas... ay.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...