22 marzo 2010

Un domingo distinto

La verdad es que casi siempre tiene sobre mí el mismo efecto. Me refiero al poder salir al campo y disfrutar de la naturaleza tal cual. Este fin de semana he podido pasar tiempo en un paraje cercano, el habitual "bosque mediterráneo" (aunque estemos en el Atlántico). Jara, romero, brezo, tomillo entre otros arbustos que pueblan el aire de olores tonificantes y llenos de recuerdos. Eucaliptos, pinos, encinas y alcornoques que permiten tener una sombra bajo la que cobijarse y también hacen su aporte a una atmósfera exquisita. Y como este año ha llovido en abundancia, hierba, mucha hierba que en breve será espesa y florida. Algunos arroyos, normalmente secos o con escasos charcos estancados, corren abundantemente y ponen de su parte a la sinfonía de sonidos de un par de días templados pero nubosos.
En fin, que llega otra vez el lunes y la vida vuelve a su ritmo.

1 comentario:

Capuchino de Silos dijo...

¡Qué agradable y tonificante entranda para empezar la semana!
Muchas gracias. Hasta aquí llega el aire de plantas aromáticas.

Un cordial saludo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...