03 marzo 2010

Como queda la ley del aborto

El 24 de febrero, el Senado aprobó de forma definitiva la reforma de la ley del aborto, que introduce en España un sistema de plazos y consagra la libre disposición de la mujer sobre el feto. La ley entrará en vigor a los cuatro meses de su publicación en el BOE. Resumimos las principales innovaciones de la reforma, tras los últimos retoques.

Firmado por Aceprensa
Fecha: 26 Febrero 2010

De delito a derecho. En la ley vigente, de 1985, el aborto es un delito despenalizado en tres casos: si el embarazo supone un grave peligro para la salud o la vida de la mujer, si es probable que el feto nazca con graves taras físicas o psíquicas, o si el embarazo es fruto de una violación. Ahora, con la nueva ley, el aborto pasa a convertirse en un derecho jurídicamente exigible y con financiación pública.

Libre disposición sobre el feto. Al reconocerse el aborto como un derecho de la mujer, se elimina la ponderación entre la libertad de la madre y la protección de la vida del feto que exige el Tribunal Constitucional. La reforma también hace caso omiso del principio que reconoció expresamente el TC: la vida del nasciturus es un bien jurídico que goza de protección constitucional.

Aborto libre hasta las 14 semanas. En este período del embarazo, la mujer pude abortar sin dar explicaciones a nadie y sin necesidad de autorización. Esta es una de las consecuencias derivadas de la eliminación del sistema de indicaciones.

Hasta la semana 22. Entre la semana 14 y 22 de la gestación, la mujer puede abortar en caso de grave riesgo para su vida o salud (con un dictamen emitido por dos médicos especialistas, del que se puede prescindir en caso de urgencia), o si el feto padece graves anomalías. Como el riesgo para la salud de la madre ha sido hasta ahora el coladero para el aborto a petición, en la práctica el aborto libre se amplía hasta las 22 semanas del embarazo.

Después de la semana 22. También hay aborto legal hasta el final del embarazo si hay malformación incompatible con la vida del feto o éste padece una enfermedad de extrema gravedad e incurable. En el primer caso, se requiere el dictamen de dos médicos especialistas distintos del que practique el aborto. En el segundo, el diagnóstico deberán confirmarlo tres médicos.

Menores de 16 y 17 años. La decisión de abortar corresponde exclusivamente a ellas, pero al menos uno de los representantes legales (padre, madre o tutor) ha de ser informado. Ahora bien: se prescinde de la obligación de informar si las menores alegan que esto les puede acarrear un “grave conflicto”.

Objeción de conciencia. Se limita a los profesionales directamente implicados en el aborto. Además, la ley establece que los objetores deberán ejercer su derecho de forma individual, por escrito y justificada. Y las Facultades de Medicina y las Escuelas de Enfermería tienen obligación de enseñar en sus aulas a practicar abortos.

Educación sexual. A partir de los 11 años, los alumnos de primaria y secundaria recibirán clases de “salud sexual y reproductiva”.

Anticonceptivos gratis. La sanidad pública financiará total o parcialmente los anticonceptivos de última generación. Las personas de escasos recursos podrán obtenerlos a cargo de la sanidad pública.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Afortunadamente con esta ley se acabará la hipocresía de algunos que mientras han cogido en sus manos una pancarta para salir a la calle y protestar, luego han llevado a sus hijas a abortar a una privada, por cierto de forma ilegal.

Rafael B. dijo...

Desafortunadamente han hecho una ley que da permiso para matar niños cuando le de la gana a la madre. Es repugnante desde cualquier punto de vista. Moral o legal, también es lamentable la eugenesia a lo nazi que permite y auspicia. Descansen en paz.

Anónimo dijo...

Uff. No estoy yo hoy para demagogias a coste cero.

Rafael B. dijo...

No hay mayor hipocresía que esquivar la cuestión con un displicente "hoy no estoy para...", sobre todo después de un primer comentario tan evidentemente demagógico. Por cierto, a un alto coste, la vida de inocentes.

Anónimo dijo...

Pues añadiría algo más fíjate. Es demagogia además de una gran mentira. Eso de que permite matar cuando le de la gana a la madre tendrías que argumentarlo, tarea harto difícil puesto que no es verdad.

Te puedes amparar en lo moral. Eso es comprensible teniendo en cuenta tu ideología, pero hablar de legalidad y compararlo con el nacismo me parece muy fuerte. ¿Crees que en un estado de derecho sería posible aprobar una ley que tuviera los calificativos que tú le pones?

Una cosa es llevar el ascua a tu sardina y otra utilizar la mentira y la demagogia. Tú eres muy inteligente para quedarte en eso Rafael.

Rafael B. dijo...

Ay, qué pereza volver a explicar lo obvio.
Argumento: el peligro para la vida de la madre de la antigua ley era un coladero que permitía abortar en fraude de ley a todo el mundo. Es un hecho conocido, el 99% de los abortos realizados iban por ahí.
Ahora además se amplía el plazo hasta la semana 22, cuando quiera vamos.
El supuesto de malformación del feto permite abortar cuando quiera la madre, sin limitaciones. En el tipo de interpretación que ha venido haciendo cualquier defecto supone un motivo. Cuando quiera la madre.
La moralidad es la fuente (no exclusiva) de la legalidad, eso ha sido así desde la filosofía griega en adelante por lo menos. Pero para que insistir. La opción que planteas que tus gobernantes definan por ley lo que esta bien o está mal, para pueblos sin personalidad, sin cultura y sin valores, puede que funcione, pero no suele ser así.
La eugenesia viene desde Darwin, propone la supervivencia de los fuertes y libres de taras, el mejoramiento de la especie por la extinción de los débiles y la selección de los mejor dotados. Los nazis lo llevaron a la práctica en su forma más cruel y desde entonces sólo las ideologías más racistas la mantienen solapadamente. El supuesto de malformación del feto es barra libre para la eugenesia, así de simple, ya lo ha sido desde la ley anterior y ahora más al poder abortar al niño hasta el noveno mes si quiere la madre.
En este estado de derecho y con estos gobernantes que tenemos es posible cualquier cosa por irrazonable que parezca. A las pruebas me remito. Lo envuelven todo con hermosas palabras, pero la realidad que queda es la otra.
Y no, no he utilizado ninguna mentira y la única demagogia es la del primer comentario que hiciste, en estado puro.

Anónimo dijo...

Cuando he llegado a la mitad de tu argumentación he tenido que dejar de leer, lo siento. Primero porque no tienes ni pajolera idea de lo que dice la ley y segundo porque las comparaciones que haces no hay por donde cojerlas.

Rafael, mira. ¿por qué no intentas, por ejemplo, establecer una comparación entre el régimen nazi y el Papa Benedicto? Te aseguro que la hay. Bueno no es necesario que te lo asegure, tú la sabes.
(es sólo por poner un ejemplo eh?, hay más)

Rafael B. dijo...

Hijo, siempre es lo mismo, cuando ya no sabes que decir sueltas alguna imbecilidad y te quedas tan pancho. Como ya has demostrado tu profunda indigencia moral e intelectual, no tienes que guardar la más mínima coherencia.
Este te lo dejo para que todo el mundo vea que efectivamente eres el presidente de honor con laureles de empeño repetido de I.S.F.
Y deja estos debates para quienes sepan de lo que hablan en vez de repetir lo mismo una y otra vez, que la hora del funcionario se cotiza muy cara.

Anónimo dijo...

¿Me lo dices tú precisamente, 'doctor en todo'?

Pues fíjate que algo sabré del tema del aborto porque desde hace más de 20 años soy ginecólogo. Claro que igual no llego a tu altísimo nivel intelectual que para contrargumentar lo que digo me llamas imbécil.

Anda que si yo soy imbécil no te quiero ni decir lo que yo pienso que tú eres, entre otras cosas porque tengo más educación.

Rafael, esas milongas que cuentas díselo a las cuatro feligresas que tienes cada domingo. Tu credibilidad sigue por los suelos amigo mío.

Y aún no me has contestado nada sobre lo de tu Papa. Anda, dedícate a limpiar la suciedad que tenéis dentro de casa y luego salir a la calle a preocuparos por otros asuntos.

Anónimo dijo...

Miseria de la profesión médica. Si Hipócrates levantara la cabeza...

Rafael B. dijo...

Querido Troll:
Lamento saber, si es que es cierto, con los trolls nunca se sabe, que trabajas en la profesión médica. No quiero suponer que seas de esos que hacen negocio en las "clínicas de la muerte" y que tu empeño en la ley del aborto provenga de los pingües beneficios que esperas aumentar, ahora ya más legalmente porque antes había que andar con la trampa del tercer supuesto.
Lo que tú, querido imbécil, pienses de mí me la trae al fresco, como la opinión de todo cobarde troll, solamente eso.
Este es mi blog, mi espacio, y si no te gusta que esté contra el aborto y que lo considere un asesinato y lo diga publicamente, pues que quieres que te diga, ajo y agua. Tengo derecho a opinar así y expresarlo públicamente.
Tan sencillo como eso.

Anónimo dijo...

Anónimo de las 12:42. Ve a un médico. Es el único que te puede ayudar.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Se ve que le viene de lejos al pobre troll.

Rafael B. dijo...

Vaya, eso reduce el campo a dos... Pero no puede ser. Hay una mentira evidente en algún lado o son dos trolls distintos. Dado que parece el mismo, o es un desequilibrado o ha mentido con lo de ginecólogo, que es lo más probable. Si le di clase en el 91-92 nobpuede llevar 20 años, luego miente. La basura habitual.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...