04 julio 2009

Apadrine un inútil

Como suelo decir, a lo mejor exagera, pero no deja de tener cierta razón. Una razón preocupante y también cierta mala leche, las negritas son mías, el artículo está completo aquí, en el blog de Javier Caraballo.


(...)En eso, como decía antes, la declaración de la renta tiene una faceta inexplorada que convendría desarrollar. Cuando, como acabamos de hacer, desembolsamos cada año de nuestro bolsillo miles y miles de euros para la hacienda pública estamos contribuyendo a la mejora del Estado. Las carreteras, los ferrocarriles, los hospitales, las universidades y los colegios, los centros de asistencia social y hasta las cárceles o las comisarías podrán mejorar, modernizarse, gracias al esfuerzo de cada uno de nosotros en la declaración de la renta. De forma paralela, claro, cada uno de nosotros ve satisfechos sus derechos gracias a la mejora de la sanidad, de la educación, de las infraestructuras… Lo cual, que en el sablazo de Hacienda se citan los dos extremos de la ciudadanía, la obligación de pagar y derecho a recibir en el futuro mejores prestaciones. Y es de ahí, precisamente, de donde surge la idea de utilizar la declaración de la renta como espita de la rebeldía social. ¿Qué pasa cuando se tiene la certeza de que el dinero que sale de mi bolsillo no va a parar a ninguna mejora, ninguna modernización, ningún derecho, sino que se pierde en el mantenimiento de un idiota, un aprovechado? Como la burocracia política en España es tan prolija, incluso podría establecerse una especie de un apadrinamiento cruel, una relación virtual, un vínculo visible entre el contribuyente y el inútil público. Ponerle cara, nombre y apellidos. ‘Este es el inútil público al que mantengo cada año...’ Y en este plan. Tendrían que poner una casilla, como la de la Iglesia, o sea. Todo iría mejor tras ese desahogo social. (...)

8 comentarios:

Ignacio dijo...

Es eso; y este tipo de cosas hay que acerlas correr, como la propaganda de la progresz, hacerlas correr como ellos acusan siempre de fachas etc, asi habría de movilizarse la derecha.

Abel Sosa dijo...

Que tal Rafael? pues nada pasaba por aquí y me he dicho, voy a saludar a Rafael, asi que lo dicho, saludos efusivos para Rafael. Hasta la próxima. Saludos.

Anónimo dijo...

Rafael, que eso está muy feo, que no sólo nos dediquemos a politizar y dar mítines en las misas, un saludo pa esa persona que lleva días pidiéndolo.
Un mache de Trigueros que te oye misa, y por cierto, saludos.

Abel Sosa dijo...

Y este?

Rafael B. dijo...

Pues tu sabes, hay gente para todo y éste debe de ser de esos que no tienen valor para decirte lo que piensan a la cara.
Debe ser de los que piensan que el aborto no es un asesinato, digo yo.
En fin, salud...

Rafael B. dijo...

Ah, por cierto, el artículo es de Javier Caraballo y me ha resultado interesante y transgresor. Espero que no me atribuyan su forma de pensar porque seguro que no estamos de acuerdo en muchas cosas.
Insisto, jeje, salud.

Anónimo dijo...

Te equivocas, soy de los que piensas que la iglesia está para lo que está y no para llevar a cabo mensajes políticos ni para hacer propaganda electoral, sobre lo del aborto, pues pienso que es una ley que está ahí, quien la quiere la toma y quien no la deja y, no te revelo mi identidad por no sufrir represalias por tu parte y no poder volver a ir a la casa de Dios, simplemente.

Rafael B. dijo...

¿Represalias? ¿Cómo por ejemplo? ¿Es mucho pedir que tengas la elegancia de hablar conmigo personalmente y manifestar tus discrepancias para que podamos hablarlo?
No sé, me parece lamentable esa falta de valentía por una parte y esa falta de confianza por otra. Entre cristianos no hay justificación para la crítica anónima.
Y la ley del aborto... , ¿hay que inhibirse? ¿Mirar para otro lado? ¿Está bien?
Propaganda electoral... ¿"cuála"? Que diría aquel.
En fin, no sé de qué me sorprendo...
Salud.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...