16 junio 2009

Educación en... Suecia

Navegando por ahí encuentra uno de todo, hasta sesudos análisis sobre educación que ayudan a comprender el desastre de la educación en España. Cuando se pusieron en marcha las reformas educativas alguien, con visión de conjunto y suficiente perspectiva, insistía en que ese tipo de reformas que venían de Europa estaban resultando un auténtico fracaso y haríamos bien en aprender de los errores ajenos en vez de repetirlos. Evidentemente nadie con poder para hacer algo útil hizo caso de tan prudentes avisos y así estamos hoy, inventando asignaturas para poner tiritas en lo que es una operación a corazón abierto. Inger Enkvist, es una estudiosa sueca que ha hecho un trabajo titulado: "La influencia de la nueva pedagogía en la educación: el ejemplo de Suecia", trabajo muy interesante de leer y que ocupa sólo treinta y tres páginas. Desde luego ayuda a entender como los "pedabobos" han convertido la escuela en un erial intelectual y humano.
Les traigo esta cita de la página seis para que abran boca y se animen a leerlo (se ve que el daño que han hecho las autonomías allí lo hicieron los ayuntamientos).


En 1989 se lleva a cabo una “municipalización” de las escuelas, con lo cual da otro gran paso hacia atrás en lo que se refiere a la calidad. Casi todas las organizaciones que tienen que ver con la educación superior protestan, pero eso no produce ningún efecto. Los ayuntamientos tienen ahora la responsabilidad total sobre las escuelas. Simultáneamente, una nueva ley estipula que las escuelas serán dirigidas no por reglas sino por objetivos. Esta reforma es el cambio más negativo desde que se introduce la escuela comprensiva. De un solo golpe se dejan las decisiones que tienen que ver con la educación en manos de personas que no tienen ninguna competencia especial en esta materia. La reforma se lleva al cabo al mismo tiempo que se difunde una filosofía de la dirección que dice que cualquiera puede ser líder en cualquier tipo de organización, puesto que lo que se considera importante no son ya los conocimientos especializados sino la capacidad de liderazgo. Todo esto abre las puertas a las influencias personales y políticas, algo que no era común en Suecia, pero que es bien conocido en los países en vías de desarrollo o en las dictaduras. Lo que no se hace esperar es que los funcionarios del sector público pierden confianza en el conocimiento y la experiencia de los jefes, y empieza la huida de la gente más capaz hacia otros sectores del mercado laboral.
La municipalización es lanzada al mismo tiempo que se ve cierta crisis económica que recorta el presupuesto de la educación. Además, los años 90 ven la llegada de nuevos grupos de refugiados, alumnos que no tienen los mismos conocimientos, de por sí ya fuertemente recortados, que los alumnos suecos. Aquí el lector podría hace una pausa y preguntarse: si el gobierno decide, en esta situación, hacer la inversión más grande nunca en la educación ¿a qué dedicaría el dinero? La sorprendente respuesta es: la tecnología de la información. Las autoridades responsables continúan negándose a discutir el contenido, la exigencia y los niveles de la educación sino hablan de individualización y libertad de elección, pero dentro de un marco igualitario, anti intelectual y técnico. Durante treinta años, Suecia ha expandido el volumen de su sistema de educación, pero ha desmontado su calidad a pesar de los grandes recursos económicos que se han invertido en la escuela. Tenemos ahora personas que salen de una larga escolarización y no pueden leer adecuadamente a pesar de haber estudiado en un colegio con biblioteca y salas de ordenadores.
Aquí encontré el comentario que me llevó al artículo que está aquí completo.

Actualización, viñeta encontrada en el café de Ocata:

4 comentarios:

Catum dijo...

Sin llegar a este nivel en España esta pasando algo parecido, se valoran más las actitudes y aptitudes del alumno en el "saber manejarse" que el conocimiento de materias. Veremos cuandos estos chaveles tomen las riendas del poder (politico sobre todo)...

Rafael B. dijo...

En España estamos peor, hemos aplicado reformas pedagógicas que ya se estaban demostrando fracasadas en otros países europeos. Nos reíamos de los americanos que no saben colocar en un mapa los estados que componen el país. Pues anda que aquí con las autonomías, he visto cada examen de geografía para echarse a llorar. Si con quince años no son capaces de colocar las ocho provincias andaluzas...
¿El método científico? Pero si juegan a aprobar sin saber, todo conocimiento instrumental y mal adquirido encima. Les rebajas el nivel y los alumnos rebajan el nivel de esfuerzo, así en un círculo vicioso desastroso.
Y los "pedabobos" del sistema ingeniando incentivos económicos para los profesores para que los alumnos aprueben más...
El panorama es desolador.

Abel Sosa dijo...

Totalmente de acuerdo Rafael, y todavía algunos/as dicen que la ley de calidad es algo fantástico, vamos, puro y duro chantaje, si te acoges recibes más dinero y medios, si no, pues nada, a ver como se llama a eso. Lo dicho, en vez de arreglar, a estropear más y todo por los ineptos de los políticos que lo único que buscan es maquillar el informe pichaaa, como lo llamo yo. Saludos

Rafael B. dijo...

La ley de calidad es un insulto a la inteligencia y un chantaje a los docentes, totalmente.
Lo único que les importa es salir diciendo los resultados aunque hayan tenido que regalar las notas para ello. En fin.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...