07 diciembre 2008

Él viene

Adviento, de nuevo es adviento. La hojarasca marchita susurra la proximidad del que viene. Hay algo oculto que se aventura a desvelarse. Se escuchan lejanos gritos de profetas que musitan que lo ven venir, que está llegando. Como un viento impetuoso o como un susurro entre las ramas muertas del otoño que quiere ser invierno. Él, que es primavera de vida incontenible y eterna. Él, que es verano de frutos maduros que se dan siempre. Él, viene, está viniendo y ya está aquí.
Así lo cantó el poeta, aún sin saber que lo cantaba:


Él viene, viene, viene siempre.
¿No oíste sus pasos silenciosos?
En cada instante y en cada edad,
todos los días y todas las noches,
Él viene, viene, viene siempre.
Ha cantado muchas canciones
y de mil maneras;
pero siempre decían sus notas:
Él viene, viene, viene siempre.
En los días fragantes del soleado abril,
por la vereda del bosque,
Él viene, viene, viene siempre.

En la oscura angustia lluviosa
de las noches de julio,
sobre el carro atronador
de las nubes,
Él viene, viene, viene siempre.
De pena en pena mía, son sus pasos
los que oprimen mi corazón,
y el dorado roce de sus pies
es lo que hace brillar mi alegría,
Él viene, viene, viene siempre.
R. Tagore

1 comentario:

Anónimo dijo...

Pues sí, se ve venir.
Hay muchos que lo anuncian, hay muchos que viviendo esas realidades nos las comunican como verdaderas certezas.
Y los que lo esperamos, también notamos que el frío que roza nuestra cara nos habla de un cambio,ya falta poco... notamos que una dulce brisa cálida aparecere de vez en cuando contrastando con el frío que nos roza. Creo que es la causa del calor de los corazones de aquellos que saben que la espera es cierta.
Sí, volvemos a esperar sobre certezas vividas. Nuestra espera no es en vano, una vez más.
jesu

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...