05 mayo 2008

Windows Vista, tribulación fatal (I).

Hace unos meses decidí, por fin, cambiar de PC, me fui a una de esas tiendas especializadas en electrónica y elegí el que estaba de oferta pero que era más potente. Ya tengo la experiencia de que en informática la frase: "para qué quiero tanta memoria, o tanto disco duro, o tanto procesador" es un error que se paga con sucesivas ampliaciones. Ya hasta hay que preguntar por la calidad de los rodamientos de los ventiladores (o acostumbrarte al ruido) y si el disipador de calor es suficiente para el Pentium Core 2 Quad (siempre lo puedes utilizar para calentar la habitación), o si el nuevo sistema operativo es capaz de "direccionar" más de tres gigas de memoria (y mi 386sx 16 Mhz. venía con un mega, lo que era un lujo asiático en ordenadores).
Llego a casa, saco el aparatejo de la caja y, sorpresa, viene con Windows Vista Home Premium, que para eso es un Core 2 Quad con dos gigas, una buena tarjeta gráfica y un disco duro grandote. Veremos a ver, que se dice por aquí, de momento la mayoría de las cosas están cambiadas de sitio y no se llaman igual. Venga a buscar "Mi pc" y resulta que lo que buscaba es "Equipo". Eso sí, es de bonito que ríete del Windows 3.0. No trae discos, ni del sistema operativo ni de los controladores (vulgo "drivers"). Pero han tenido, los chicos de Acer, la delicadeza de incluir dos DVDs en blanco para que crees tú mismo los discos de respaldo del sistema en el momento de recibirlo. Se ve que no les dio tiempo a hacerlo a ellos. Nada, manos a la obra, los grabo, los etiqueto y los coloco cerca del ordenador como temiendo necesitarlos pronto, hombre de poca fe en Microsoft y William Gates su profeta. Pero no pasa nada, bueno algunos programas no funcionan en esta plataforma, hay una ventanita que te advierte de que todo lo que haces es peligroso y que si estás seguro de que es eso exactamente lo que quieres hacer, hasta que consigo desactivarla. Cuando algo no va bien no tarda nada en hacerse con el control y buscar una solución que nunca encuentra, pero después de haber bloqueado y cerrado el programa...
Me estoy dando cuenta de que este artículo es un obra en fascículos, me saltaré lo de enmedio y voy al último episodio (por ahora).
Dejo el ordenador funcionando, ya saben, bajando cosillas para mayor cultura y desempeño del que suscribe y al volver la luz de encendido está parpadeando. Vaya, se ha pasado al modo suspendido o algo así, ya había pasado antes... o no. Esta vez fue la vez fatal. No reanuda y después de sucesivos intentos llegamos a pantalla negra de la muerte en este caso. Al comienzo sale un mensaje con dos opciones: "a.- Continuar reanudando, o b.- Borrar datos de reanudación que ha fallado y empezar de nuevo. Arriba y abajo para seleccionar y Entrar para aceptar". ¿El problema? El Pc viene sin puertos PS2, sólo USB. El teclado es USB y esa pantalla sale antes de que el teclado funcione. No importa cuantas veces lo reinicie, el resultado es una pantalla que te pide que uses un teclado que no funciona todavía.
¿Qué hemos aprendido? Dos cosas: la utilidad de los teclados PS2 y que los discos de rescate que creé funcionan, eso sí dejando la partición C: del disco duro tal cual estaba cuando lo sacaste de la caja. Adiós a todo lo demás. Menos mal que como había intentado hacer el famoso "downgrade" a Windows XP, tenía la mayoría de las cosas en un disco externo. Pero a la porra los e-mails recientes y todo eso.
Bueno, como nota humorística este anuncio americano sobre los peligros para la salud de comprar todo lo que sale en la teletienda (es sobre tarjetas de crédito en realidad).


1 comentario:

Akinogal dijo...

See Please Here

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...